El Valor Intrínseco: definición, fórmula y cómo calcularlo

En el este artículo aprenderemos a calcular el valor intrínseco de una empresa, lo cual nos va a resultar de gran ayuda para determinar el margen de seguridad de nuestra inversión, tal y como explicamos en el artículo anterior sobre el margen de seguridad.

El valor intrínseco según Benjamin Graham

Cuando nos disponemos a calcular el valor intrínseco de una acción, es conveniente realizar un análisis riguroso de la empresa, tanto a nivel financiero como a nivel estratégico.

No obstante, existen algunos inversores como Benjamin Graham que desarrollaron fórmulas más simples que nos pueden ayudar a calcular el valor intrínseco de una acción de forma más rápida aunque menos exacta.

Definición de valor intrínseco

El valor intrínseco de una acción es un término definido por Benjamin Graham, un reconocido inversor e impulsor del Value Investing.

El valor intrínseco permite a los inversores calcular el valor real de una determinada empresa, el cual no tiene porque ser igual al precio de su cotización.

El precio de una acción o producto es la cantidad de dinero que pagamos al comprarlo, mientras que el valor intrínseco representa el beneficio o utilidad que obtenemos al adquirir dichas acciones o un determinado producto.

El famoso inversor Warren Buffett definió a la perfección este concepto en una de sus magistrales frases:

‘’El precio es lo que pagas. El valor es lo que recibes’’ Warren Buffett.

Fórmula para calcular el valor intrínseco

La fórmula que utilizaba Benjamin Graham para calcular el valor intrínseco de una acción, es la siguiente:

VI = BPA * (8,5 + 2G)

VI representa el Valor Intrínseco de la acción.

BPA representa el Beneficio Por Acción.

G representa el ‘’Growth’’, es decir, el crecimiento anual esperado del beneficio neto durante los próximos 10 años.

Cabe señalar que esta es la fórmula simplificada para calcular el valor intrínseco, la cual cumple perfectamente con nuestro propósito: calcular el valor intrínseco aproximado de una acción.

Relación entre PER y el crecimiento esperado

Existe una relación entre la fórmula de Benjamin Graham y el ratio PER. Esta relación nos muestra el PER máximo que deberíamos pagar en función del crecimiento esperado de los beneficios de la empresa en la que queremos invertir.

PER = 8,5 + 2G
Growth (Crecimiento esperado) 0% 3% 6% 10% 15% 20% 25%
PER máximo a pagar 8,5 14,5 20,5 28,5 38,5 48,5 58,5

Según la fórmula del conocido inversor, el PER máximo que deberíamos pagar para una empresa con un crecimiento del 0%, es un PER 8,5. Esto es el resultado de aplicar la fórmula de la que hemos hablado:

PER = 8,5 + 2 x (0% crecimiento) →  8,5 + 0 → PER máximo de 8,5

En cambio, qué pasaría si quisiéramos comprar las acciones de una empresa que puede llegar a tener un crecimiento del 20% durante los próximos 10 años?

PER = 8,5 + 2 x (20% de crecimiento) → 8,5 + 40 → PER máximo 48,5

Según la fórmula de Graham, el PER es un ratio relativo a las tasas de crecimiento futuras que puede experimentar la empresa. Compraremos acciones a un PER mayor siempre que las expectativas de crecimiento futuras respalden el precio que se está pagando por las acciones de la empresa.

Ejemplo para calcular el valor intrínseco y el PER

Imagínate que queremos comprar acciones de Telefónica, y hemos calculado que los beneficios de la empresa pueden seguir creciendo a un ritmo del 8% durante los próximos años. Además, su BPA es de 0,7€/acción.

PER = 8,5 + 2G → 8,5 + 2 x (8) → PER 24,5

VI = BPA x (8,5 + 2G) → 0,7 x (8,5 + 2 x (8)) → 0,7 x 24,5 → 17,15€ = Valor intrínseco

Con estos datos, el PER de esta acción sería de 24,5, mientras que el valor intrínseco de las acciones de Telefónica sería de 17,15€ por acción. Por lo tanto, si estuviera cotizando por debajo de este precio, podríamos invertir con un determinado margen de seguridad según las fórmulas de Graham.

Ventajas del valor intrínseco

En el siguiente apartado analizaremos las principales ventajas que nos ofrece la fórmula para calcular el valor intrínseco de Benjamin Graham.

Simplicidad

En el mundo de la inversión, en muchas ocasiones nos encontramos ante fórmulas matemáticas y modelos muy complejos que dependen de un gran número de variables. Estos sistemas pueden funcionar en determinadas circunstancias, pero no son nada recomendables para el inversor particular.

Graham nos ofrece una fórmula con una gran simplicidad, gracias a la cual podemos conocer el valor intrínseco una acción en pocos minutos. Gracias a ello, podemos analizar un gran número de empresas en poco tiempo, para seleccionar aquellas acciones que nos ofrecen un mayor potencial.

Factores clave

Otra de las ventajas principales de esta fórmula es que utiliza dos de los factores que más determinan el valor de una acción, el beneficios esperado y el crecimiento de la empresa.

El cálculo de estos dos factores también lo podemos hacer de una forma rápida y efectiva, dado que en la actualidad tenemos acceso a muchas páginas web que nos ofrecen esta información de forma actualizada, como es el caso de Investing.com.

Desventajas del valor intrínseco según Graham

La simplicidad representa una ventaja importante, pero afecta directamente a la precisión de la información que nos ofrece la fórmula. En el siguiente apartado veremos cuáles son las principales desventajas de la fórmula.

No tiene en cuenta la deuda

Uno de los principales defectos de esta fórmula es que no tiene en cuenta la deuda de la empresa, lo cual no nos permite tener en cuenta uno de los principales riesgos de la compañía.

Si nos encontramos ante dos empresas con los mismos beneficios y las mismas previsiones de crecimiento, pero una de ellas está mucho más endeudada que la otra, a simple vista no lo vamos a ver. 

Por eso es muy conveniente apoyar esta fórmula con un análisis completo de la empresa.

Falta de precisión

A parte del endeudamiento, hay otros factores relacionados con la posición de mercado y la competencia que no se tienen en cuenta en la fórmula de Graham, y eso provoca una pérdida en la precisión de los resultados de la fórmula.

Por eso es importante saber que un análisis financiero no es suficiente para valorar a una empresa, sino que es fundamental realizar un análisis completo de la empresa.

 

En resumen, la fórmula de Benjamin Graham sobre el valor intrínseco nos va a resultar de gran utilidad para tener un valor aproximado de la empresa. 

Pero no debemos invertir únicamente utilizando esta fórmula, sino que debemos tener en cuenta más variables para evaluar todos los posibles riesgos de inversión.

 

Referencias bibliográficas

  • Security Analysis
  • The Intelligent Investor
  • Storage and Stability: A Modern Ever-normal Granary17​
  • The Interpretation of Financial Statements
  • World Commodities and World Currency

 

Artículos relacionados

2 comentarios en “El Valor Intrínseco: definición, fórmula y cómo calcularlo”

    • Hola David! En primer lugar, gracias por tu comentario.

      Te recomiendo que visites la web de la empresa donde quieres invertir y lo busques en el apartado /relación con inversores (o investors relations), en ocasiones la propia empresa determina el crecimiento y el beneficio esperado para los próximos años.

      Otra forma de obtener estos datos es en base a la media histórica de la empresa. Si durante los últimos 5-10 años la empresa ha conseguido un beneficio medio del 18% anual, puedes proyectar este beneficio medio para los próximos años.

      Estos datos los puedes encontrar en páginas como investing.com, concretamente en el apartado /Financials /Financials Summary y tener en cuenta el beneficio neto para hacer la proyección a futuro. Simplemente tendrás que realizar un sencillo cálculo aplicando el beneficio medio que ha obtenido la empresa durante los últimos años.

      Espero que te resulte útil, un saludo.

      Responder

Deja un comentario