La asignación de capital (capital allocation): claves para invertir

Cuando invertimos en una compañía debemos ser conscientes de que no vamos a tener control sobre la compañía (a no ser que tengamos e invirtamos muchísimo dinero). Pero me temo que en el 99% de los casos no se tiene ningún control.

Esto significa que van a haber unos directivos quienes van a tomar las decisiones estratégicas, operativas, financieras… Antes de invertir en una compañía, es vital estudiar a la junta directiva de dicha empresa, ya que ellos van a ser quienes van a decidir como asignar nuestro capital. 

Debemos estudiar quien forma parte de la junta, su track-record, sus incentivos, que decisiones han tomado en el pasado… Pero una de las más importantes es saber si la junta, CFO o CEO son buenos asignadores de capital.

Asignación de capital o ”capital allocation” en la inversión

Cuando una empresa genera beneficios operativos, la junta directiva debe decidir cómo administrarlos. Principalmente tiene cuatro opciones:

  1. Reinvertirlos en la actividad operativa de la compañía 
  2. Realizar adquisiciones
  3. Ahorrar/repagar deudas
  4. Repartirlo a los accionistas vía dividendos/recompras de acciones 

Siempre que el retorno sea superior al coste de capital, lo mejor es reinvertirlo en la propia compañía o realizar adquisiciones si estas van a generar valor, aunque ya aviso de que la mayoría de las adquisiciones destruyen muchísimo valor.

Si la junta no encuentra oportunidades para reinvertir el capital a unas altas tasas, lo mejor para el accionista es repartirlo.

No me mal interpretéis, en mi opinión lo primero es repagar la deuda y tener algo de efectivo en el banco por si acaso. Pero hay compañías como en Japón que llevan años y años almacenando grandes cantidades de efectivo innecesariamente en el banco sin darle ningún uso.

Técnicas para valorar la asignación de capital

Una forma sencilla para valorar como ha sido la asignación de capital pasada es mediante una técnica que utiliza el famoso inversor Warren Buffett expuesta en el maravilloso libro Buffettología.

La técnica consiste en estudiar qué rendimiento ha tenido cada unidad monetaria de beneficio retenido. Es decir, estudiar durante un periodo la cantidad de beneficios retenidos por la empresa y ver cómo ha evolucionado el beneficio neto durante ese mismo periodo.

Por ejemplo, supongamos que una compañía en el año 2015 poseía 100M EUR en beneficios retenidos y al cabo de 5 años estos pasan a ser de 150M EUR. Si durante el mismo periodo el beneficio neto de la empresa ha crecido de 10M EUR a 17M EUR, el rendimiento obtenido por cada euro retenido ha sido de:

Rendimiento beneficios retenidos= 7M EUR / 50M EUR = 14%

Este cálculo nos indica que por cada euro que la junta ha decidió quedarse, ha generado para el accionista 1,14 EUR de beneficio extra durante esos 5 años.

Ejemplos sobre la asignación de capital

Para entender este concepto sobre la asignación de capital mejor vamos a poner 2 ejemplos reales.

La primera compañía es MTY Food. Esta compañía que se dedica a adquirir franquicias de comida en Canadá y USA para luego explotarlas. La segunda es Iberdrola, compañía energética española.

Vamos a estudiar cómo fue la asignación desde 2010 hasta 2018 de ambas compañías.

Asignación de capital de MTY Food

Empezamos con MTY Food. En 2010 la compañía generó un beneficio neto de 15,52M CAD y en 2018 generó un beneficio de 98M CAD. En 2010 poseía 55,92 M CAD en beneficios retenidos, estos pasaron a ser 315,98 M CAD en 2018.

Si realizamos el cálculo anterior, vemos que durante esos 8 años la junto obtuvo un rendimiento del 31% por cada CAD retenido, por lo que la junta directiva de MTY han sido unos excelentes asignadores de capital. 

Asignación de capital de Iberdrola

Ahora miremos a la compañía española Iberdrola, en 2010 obtuvo un beneficio neto de 2.870 M EUR y poseía 13.114M EUR en beneficios retenidos. A finales de 2018 su beneficio neto ascendía a 3.014 m EUR y sus beneficios retenidos eran de 20.901M EUR.

Esto significa que durante esos 8 años los directivos obtuvieron un retorno del 1,8% por cada euro retenido. Lo que significa que los directivos fueron unos pésimos asignadores de capital y que en vez de reinvertir el capital en el negocio debería haberlo distribuido a los accionistas.

Utilizar este pequeño cálculo nos puede dar una buena visión sobre como ha sido la asignación de capital por parte de los directivos de una empresa. Como accionista siempre debemos buscar negocios que estén gestionados por grandes asignadores de capital. 

Advertencias sobre la asignación de capital

A la hora de analizar una idea de inversión, nada es sencillo. El método explicado anteriormente también tiene sus inconvenientes. Tenemos que ser conscientes de que el beneficio puede estar manipulado así que es necesario realizar los ajustes necesarios para calcular un beneficio normalizado.

También tenemos que pensar que actualmente hay empresas que reinvierten sus beneficios a través del OPEX (R&D y marketing) por lo que este método no sería muy útil para este tipo de compañías a no ser que se realizasen los pertinentes ajustes como la capitalización y depreciación de estas inversiones en formas de costes y calculásemos su beneficio ajustado. 

Sin embargo, si tenemos presente las siguientes advertencias, sí que creo que es un método útil pero no definitivo para hacernos una idea rápida de si la asignación de capital ha sido la correcta o no.

Deja un comentario