Guía para Aprender a Invertir en Bolsa

Cuando me regalaron mi primer libro de bolsa a los 15 años y empecé a leerlo, rápidamente me di cuenta de que todo aquel mundo relacionado con las acciones y la inversión me causaba mucha curiosidad, cada vez quería saber más y más. 

El problema era que en aquel entonces no existía prácticamente ninguna página web que me enseñara cómo empezar a invertir en bolsa desde cero, y el camino fue caro y lento. Muchos libros, muchos tecnicismos pero poca información relevante que me permitiera definir un camino claro para prepararme y formarme como futuro inversor. A día de hoy sigue siendo complicado encontrar a personas expertas en la inversión que te ayuden a avanzar hacia la buena dirección. 

Después de varios años como inversor, he creado esta web para enseñarte los conceptos y las herramientas que necesitas para iniciarte en el mundo de la bolsa desde una perspectiva práctica, para que puedas empezar a invertir con seguridad lo antes posible.

A continuación te enseñaré lo que para mí es la mejor manera de adentrarte en el mundo de la inversión, empezamos ya!

¿Es importante ahorrar para invertir?

El ahorro es el primer paso para invertir. Cuando ahorramos lo hacemos con la previsión de comprar algo en el futuro o de garantizarnos una estabilidad económica en momentos de crisis, situaciones de desempleo o durante la jubilación. Es fundamental tener claro desde el inicio que la inversión debe hacerse con dinero que no necesitemos ni en el corto ni en el medio plazo, sobre todo si invertimos a largo plazo.

Si estos ahorros los dejamos en el banco, veremos como perdemos poder adquisitivo año tras año por el efecto de la inflación. Para que nos hagamos una idea, si durante 10 años la inflación se mantiene constante en el 3% y nuestros ahorros se han mantenido en una cuenta corriente al 0% de interés, al finalizar ese periodo seremos un 30% más pobres

Es decir, si en el día 1 teníamos 100.000€ en el banco, al finalizar ese periodo habríamos experimentado una pérdida de nuestro poder adquisitivo de unos 30.000€. 

En cambio, si hubiéramos invertido ese capital en renta variable y hubiéramos obtenido una rentabilidad anual moderada (pongamos del 5% aplicando interés simple), al finalizar el periodo tendríamos 150.000€

Pasados 10 años obtendríamos los resultados siguientes:

  • Dinero en la cuenta corriente (0%): 100.000€ 

Experimentamos una pérdida de poder adquisitivo de 30.000€. (70.000€ descontando inflación)

  • Dinero invertido en acciones (5%): 150.000€  

Experimentamos un aumento de poder adquisitivo de 20.000€. (120.000€ descontando inflación)

Como has podido observar en el ejemplo, la inversión es una buena herramienta para evitar la pérdida de poder adquisitivo a lo largo de los años. Gracias a la inversión puedes rentabilizar tus ahorros y gozar de una mayor calidad de vida en el futuro.

¿Cuánto puedo ganar en bolsa?

Una de las preguntas más habituales y más difíciles de responder es la de cuánto podemos ganar en bolsa. Esta pregunta tiene un segundo condicionante; el tipo de inversión con la que vamos a empezar. 

Bajo mi punto de vista, la mejor manera de responder estas dos preguntas es con el gráfico ‘’Total Real Returns on US Stocks, Bonds, Bills, Gold and the Dollar’’, el cual nos muestra la rentabilidad anual de las acciones, los bonos, las letras del tesoro, el oro y el dólar.

Este gráfico recoge la evolución que ha tenido cada una de estas inversiones desde el año 1802 (sí, has leído bien), hasta 2013. Vamos a analizarlo.

Gráfico: Total Real Return Indexes (1802 – 2013)

Invertir en acciones
Fuente: Jeremy Siegel

Si hubiéramos invertido 1$ en acciones durante el año 1802, en el 2013 tendríamos un capital superior a los 900.000$. Este es el poder del interés compuesto ligado al buen comportamiento de las acciones a lo largo de la historia.

Si comparamos el rendimiento de las acciones con el de los bonos (nuestro segundo clasificado), podemos observar que la inversión en acciones ha sido x618 veces más rentable que los bonos.

Si analizamos la volatilidad de cada uno de estos activos a lo largo de la historia, observamos que de manera sorprendente las acciones han experimentado una subida más limpia y menos volátil que la renta fija, el oro y el dólar.

Este gráfico es uno de mis favoritos porque nos proporciona información clara e irrebatible respecto a la inversión en renta variable a largo plazo. Sin duda, invertir en acciones a largo plazo es parecido a navegar con el viento a favor, y esto tiene una explicación lógica:

Las empresas deben adaptarse a las necesidades del mercado si quieren sobrevivir. La innovación, la eficiencia y la generación de valor para sus clientes y accionistas son elementos clave que influyen en el incremento del precio de la acción de una empresa a lo largo de los años. Gracias a ello, invertir en buenas compañías nos puede proporcionar una buena rentabilidad a largo plazo.

Nosotros debemos ser capaces de identificar cuáles son las empresas en las que merece la pena invertir, y hacerlo cuando las acciones coticen por debajo de su precio objetivo. Pero no te preocupes, en Bolsaexpertos te explicaremos todo lo que necesitas para seleccionar las empresas adecuadas donde invertir.

Respondiendo a la pregunta que se plantea en este apartado, si invertimos en acciones podemos coger como referencia el 6,7% de rentabilidad anual. Obtener rentabilidades por encima del mercado es todo un éxito, dado que la mayoría de gestoras de fondos de inversión no consiguen batirlo. El dinero que puedas ganar dependerá de la rentabilidad que hayas obtenido, de la cantidad invertida, y del tiempo que hayas mantenido la inversión.

¿Cuánto dinero necesito para empezar a invertir?

La regla más importante en este apartado es la de invertir siempre con tu propio dinero. Aunque suene raro, a lo largo de los últimos años he conocido a personas que han pedido préstamos a su banco para invertir en bolsa, una decisión extremadamente arriesgada que no aconsejo en ningún caso.

Una segunda regla importante es utilizar ahorros que no necesites a medio y largo plazo, guardando un ”colchón” en el corto plazo para gastos imprevistos. 

Pero vamos a lo importante… ¿Cuánto dinero necesito para empezar a invertir?

Para invertir en acciones, puedes empezar con 1.000€ y crearte tu propia cartera de inversión comprando de 2 a 4 empresas. La cantidad de empresas en las que inviertas va influir en el número de órdenes que envíes a tu broker y por lo tanto, en las comisiones que tendrás que pagar para invertir en bolsa.

Si empezáramos con 500€ para invertir en acciones podríamos crearnos una cartera de acciones con 1 o 2 empresas.

Por este motivo, si empiezas con poco capital y compras muchas acciones (un error bastante típico), es muy probable que las comisiones se acaben comiendo a los beneficios, y no debemos olvidar que nuestro principal objetivo en la inversión es ganar dinero. 

En el caso de los fondos de inversión, el capital mínimo lo puede determinar la propia gestora de fondos. Podemos encontrarnos con gestoras que tengan un capital mínimo inferior a los 100€ (normalmente vinculado a su valor liquidativo), mientras que otras gestoras de fondos tienen capitales mínimos de 6.000€, 10.000€ y superiores.

En el caso de la renta fija, sigue un procedimiento similar al de las acciones dado que estos títulos son negociados en el mercado de valores.

Pero lo más importante no es el capital que necesitas para empezar a invertir, lo realmente importante son las aportaciones periódicas y el compromiso de hacerlo de forma sostenida en el tiempo. Para ello, debemos poner especial atención al ahorro y a la formación, dos elementos que nos permitirán tomar las decisiones correctas para obtener buenos resultados.

¿Qué debes preguntarte antes de invertir?

Antes de entrar en acción y empezar a invertir debes preguntarte cuál es tu situación actual a nivel profesional y financiero. A continuación te planteo una serie de preguntas que te van a ayudar a conocer tus características como inversor:

  • ¿Cuántos ahorros tengo actualmente?
  • ¿Cuánto puedo ahorrar mensualmente en los próximos 3 años?
  • ¿Qué cantidad de mis ahorros no voy a necesitar en los próximos 3 años?
  • ¿Cuál es mi tolerancia a la volatilidad?
  • ¿Cuál es la rentabilidad anual que quiero conseguir?
  • ¿Durante cuánto tiempo quiero estar invertido?

Respondiendo a estas seis preguntas podrás tener una idea general de cuáles son tus preferencias como inversor, es decir, podrás definir tu perfil de inversión estableciendo tus propias preferencias y reglas en el momento de invertir.

¿En qué puedes invertir?

Acciones

Invertir en acciones puede ser una buena opción si nuestro marco temporal de la inversión se ubica en el corto, medio o largo plazo. 

Existen distintas estrategias para invertir en acciones. Algunas de estas estrategias son válidas para aquellas personas que quieren comprar y vender acciones en el mismo día, y existen otras estrategias para inversores a largo plazo, donde se puede mantener una sola operación abierta durante más de 30 o 40 años.

A continuación enumeramos las principales estrategias de inversión en acciones en función de su marco temporal (de corto a largo plazo).

  • Scalping: comprar y vender acciones en segundos o minutos.
  • Day trading: comprar y vender acciones dentro del mismo día.
  • Swing Trading: comprar y vender acciones a lo largo de días o semanas.
  • Value Investing: comprar acciones infravaloradas y mantenerlas a largo plazo.

Fondos de inversión

Los fondos de inversión están dirigidos por empresas especializadas en gestionar e invertir el dinero de terceros. Estos gestores ofrecen fondos de diferentes tipos para adaptarse a las necesidades de cada inversor, en base a su perfil de riesgo, área geográfica, tamaño de las empresas donde invierten, sectores empresariales, etc.

Fondos por tipo de activo

  • Renta variable (acciones)
  • Renta fija (bonos corporativos, letras del tesoro, etc.)
  • Mixtos (renta variable y fija)
  • Planes de pensiones

Fondos por área geográfica

  • Fondos globales: invierten en todo el mundo
  • Bolsa americana
  • Bolsa Europea
  • Países emergentes, etc.

Fondos por tamaño de la empresa

  • Empresas grandes (Blue chips)
  • Empresas medianas (Medium caps)
  • Empresas pequeñas (Small caps)
  • Empresas muy pequeñas (Micro caps)

Fondos por sector y tipo

  • Tecnológico
  • Industrial
  • Empresas socialmente responsables (RSC)
  • Inversión sostenible

Renta fija

La renta fija está formada por las emisiones de deuda que utilizan tanto los Estados como las empresas para financiarse. Estas emisiones de deuda fijan un tipo de interés determinado (por ejemplo del 2% anual) y la volatilidad de este tipo de inversiones en renta fija suele ser mínima.

Este tipo de inversión sólo es recomendable en casos muy puntuales, pues representa una de las opciones menos rentables a corto, medio y largo plazo.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario