El Secreto del Trading: Hacer Siempre lo Mismo

El secreto del trading: hacer siempre lo mismo

Después de dedicarle tiempo y esfuerzo a la elaboración de tu plan de trading, habrás seleccionado la mejor estrategia, habrás realizado backtesting en varios mercados y marcos temporales para comprobar que la estrategia es eficaz, y habrá llegado el momento (por fin!) de ponerse a operar en el mercado real.

Llegado este momento, la tarea más compleja va a consistir en seguir el plan de trading de manera consistente, intentando dejar las emociones a un lado y confiando en la esperanza matemática de nuestro sistema.

Existe una famosa frase de Albert Einstein la cual dice:

 ‘’No esperes resultados diferentes si haces siempre lo mismo’’.

En el trading, y más concretamente cuando hablamos de nuestra estrategia, podemos llegar a la conclusión siguiente: 

‘’No esperes resultados consistentes si operas cada día con una estrategia distinta’’.

Esto parece algo evidente, pero si seguimos una estrategia con una esperanza estadística positiva, comprobada gracias a los backtest y a los análisis realizados, lo que tenemos que hacer es aplicar esa estrategia de forma disciplinada y consistente, con el objetivo de obtener los frutos del trabajo realizado en el medio y largo plazo.

Adaptar nuestro sistema de trading

No obstante, el mercado es algo orgánico que evoluciona a lo largo del tiempo, así que es conveniente realizar ajustes a nuestra estrategia de trading para adaptarnos a los entornos cambiantes del mercado donde invertimos, o bien para hacer nuestra estrategia más robusta.

La disciplina con nuestra estrategia de trading es la parte más complicada de aprender y a lo que debemos dedicar más tiempo. Entender los movimientos del precio y los patrones que nos ofrece el mercado puede llevarnos unos meses.

Del mismo modo, también nos llevará unos meses definir nuestra estrategia, hacer el backtest y aplicarla. Pero lo más complejo es operar sin salirnos de nuestra estrategia por la influencia de nuestras emociones, de nuestras intuiciones, de la codicia o del miedo. 

En mi caso, el tiempo que tardé en poder separar las emociones de mi operativa fueron 12 meses. El único secreto que existe para lograrlo es la práctica. Debemos operar, aprender de nuestros errores y corregir nuestra operativa hasta que nuestra estrategia y nosotros mismos estemos alineados.

Cuando las emociones tienen un impacto muy reducido sobre tu operativa, las operaciones perdedoras nos duelen menos, las operaciones ganadoras nos ciegan menos y el balance suele ser mucho más positivo respecto a las situaciones en las que operamos sin rumbo.

El diario de trading

Es muy recomendable hacer un diario de trading, analizando todas las operaciones que hemos realizado y comprobando si han sido operaciones lógicas en base a nuestra estrategia, o bien han sido operaciones que hemos llevado a cabo de forma impulsiva. 

Podemos establecer el porcentaje de operaciones acordes a nuestro plan de trading vs. las operaciones impulsivas y llevar un registro semanal. De esta forma, conseguiremos elaborar de una forma fácil y rápida un indicador sobre nuestra propia operativa que nos muestre el grado de convergencia entre nuestro sistema y las operaciones realizadas.

Estaremos evolucionando hacia la buena dirección si semana a semana mejoramos el porcentaje de operaciones acordes a nuestro plan de trading.

Indicador para nuestra operativa

Lo que recomiendo, es que durante el fin de semana hagas un backtest de esa semana y después compares el backtest con el diario de trading. Un diario de trading es igual que un backtest, pero cogiendo los datos de la operativa en vivo, en lugar de estudiar el pasado. 

Por ejemplo, si esta semana hemos hecho 18 operaciones y 14 encajaban dentro de los parámetros definidos en nuestra estrategia, eso va a significar que:

  • 18 operaciones en total
  • 14 operaciones acordes al plan de trading
  • 4 operaciones impulsivas

14/18 = 0.777 * 100 = 77,7% de operaciones acordes a nuestro plan de trading.

4/18 = 0.223 * 100 = 22,3% de operaciones impulsivas.

Eso significa que el 22,3% de nuestras operaciones han sido tomadas por impulso. El objetivo es ir reduciendo la cantidad de operaciones impulsivas al mismo tiempo que aumentamos las operaciones basadas de nuestro plan de trading, que en este ejemplo sería del 77,7%.

De esta manera, conseguiremos aislar al máximo nuestras emociones de nuestro plan de trading, obteniendo resultados mucho más positivos y logrando un desgaste psicológico mucho menor.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario